domingo, 12 de marzo de 2017

el asilo








El asilo no llega a ser dolor; en este andén con aroma a pañal, un tanto desvaído por la química de la limpieza pero que incomoda al visitante, los internos, vestidos con su chandal del decathlon, con sus batas de felpa, esperan en la puerta del comedor. Suena fuerte el timbre, primero pasan las sillas, luego los andarines empujados por piernas retorcidas y finalmente la fila de muletas. El mosén gordo del pueblo, con el alba sujeta por un cíngulo morado por debajo de su panza, entra en casa del agonizante. En la habitación, por la izquierda de la cama, pasa la luz del sol de la tarde matizada por unas cortinas para que no moleste al enfermo que se mueve inquieto, ese rayo de sol es un sarcasmo. El cura bisbisea unos latines incomprensibles;  las viejas que rodean la cama, ya sentadas ya de pie, rezan para sí, viejas con delantal gris, medias, bata y pañuelo negro con doble nudo elevando el colgajo de piel que les sobra del cuello. “Lávame y quedaré más limpio que la nieve”, repite el cura mientras con aceite marca una cruz en los pies, las manos y la frente del moribundo.

sábado, 25 de febrero de 2017

23 de febrero (in memoriam)






Me gusta que vengas a verme como hoy, sin esperarlo;  recorrer el 
huerto y que puedas comprobar cómo progresa, oír en qué me he 
equivocado  y ver como los tomates se van secando  sin 
dar un fruto.  Lástima no poder saber cuando volverás y tener 
preparado el café y un poco de conversación sobre todo;  nunca hablar 
del presente en este mar lunar en el que tu y yo nos movemos.

jueves, 2 de febrero de 2017

narizotas



Normalmente no reparo en este apéndice; en cuanto a la atracción por el contrario, he memorizado un canon genérico, tirando a clásico, en el que el conjunto prima sobre lo particular; superado el canon no me entretengo en exceso con las extremidades y otras protuberancias humanas; además, ninguno resistiríamos un análisis meticuloso de nuestro cuerpo y menos con esta edad; sin embargo hoy haré una excepción, al repasar mentalmente unas fotos me he dado cuenta de que no me gustan algunos narizotas.